Ir al contenido principal

El camino del descalce

| Los balances bancarios bi-moneda están destinados al descalce entre el nuevo sol y el dólar |

En diciembre de 2014, el Banco Central de Reserva (BCR) aprobó una serie de acciones destinadas a desincentivar los créditos en dólares, básicamente a través del manejo del encaje. Con esas medidas, el ente emisor esperaba que los créditos en dólares caigan 10% al final del primer semestre y de 20% a finales del segundo semestre (1). 

En realidad, el hecho de que las perspectivas del tipo de cambio ahora estén al alza, ya implica un natural proceso de caída de los créditos en dólares: si el tipo de cambio sube en el tiempo, los agentes económicos necesitarán más soles para comprar los dólares, lo que hará que ya no tomen créditos en dólares sino que prefieran tomar créditos en soles. Estos mismos agentes, cuando el tipo de cambio estuvo a la baja, tomaban créditos en dólares a pesar de no generarlos en sus negocios. Lo hicieron por años, pero el wrong way risk que esta operativa generaba no se tomó muy en cuenta por la banca en general. 

El problema en el Perú es el efecto inverso que tiene el movimiento del tipo de cambio en los activos y pasivos bancarios, en los que el dólar tiene un peso nada despreciable. Si el tipo de cambio tiene una tendencia al alza, los activos en dólares caerán (por lo explicado en el párrafo de arriba) pero los pasivos en dólares aumentarán. La gente preferirá ahorrar en dólares con el fin de tener una ganancia doble: por la tasa de interés que ofrecen los depósitos, y por la apreciación del tipo de cambio. 

Por lo tanto, nos llenamos de dólares en las arcas bancarias, pero éstos no se pueden colocar porque hay menos demanda de créditos en esa moneda. Mientras tanto, en soles pasa lo inverso: los depósitos se hacen menores, pero suben las colocaciones. Los soles, entonces, faltan (2). Y esto se agrava por la intervención del BCR en el mercado cambiario, donde sus ventas de dólares con el fin de moderar el alza del tipo de cambio implican un simultáneo retiro de soles de los bancos, lo que hace que tengan aún menos soles (3). 

Es un descalce inevitable. La cuestión es cómo se cierra, y solo parece existir un agente destinado colaborar en esa labor: el BCR. En este contexto debe entregar los soles que la banca necesita y tomar los dólares sobrantes. El camino de swapear las posiciones parece ser inevitable, pero ¿hasta qué punto lo hará? En especial, cuando proyectos como el de los repos entre bancos parece señalar que el emisor busca una mayor independencia entre los bancos y no niveles de intervención más profundos. 




(1) http://bit.ly/1OWNt78
(2) http://bit.ly/1PJt5sw
(3) http://bit.ly/1EaEg8o

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calculando probabilidades de default

Al analizar la valoración de los Credit Default Swaps (CDS), encontramos que un elemento fundamental para el cálculo es la estimación de la probabilidad de default de la contrapartida de la cual buscamos cubrirnos ante un eventual evento de crédito.

Una forma de estimar esta probabilidad es utilizar el modelo de forma reducida propuesto por Jarrow y Turnbull (1995) que, en resumen, dice que el precio de cualquier flujo financiero (bonos, swaps de tasas de interés, CDS, etc.) puede expresarse como el valor esperado de sus flujos de caja futuros. Este valor esperado puede hallarse multiplicando cada posible flujo de caja futuro por la probabilidad neutral al riesgo de su ocurrencia, donde esta probabilidad viene determinada por el diferencial en las obligaciones con riesgo de incumplimiento. ¿Qué es tan importante es estor? Que se infiere que es posible obtener la probabilidad de default a partir de la curva cupón cero de tipos de interés. Despreciando efectos fiscales y de liquidez, el …

¿Qué es el riesgo financiero?

Para poder ayudarnos mejor en el entendimiento de la definición del riesgo financiero, configuremos tres ejemplos muy sencillos. El primero de ellos es el de un inversionista que ha puesto su dinero en un negocio que, en el tiempo, debe generarle resultados. Este inversionista, por supuesto, aguarda tener cierto nivel de retorno, y tiene la expectativa de un resultado esperado (RE). Pero a pesar de esto, los resultados posibles son múltiples. Algunos de esos resultados pueden ser excelentes y le traerán felicidad al inversionista, pero otros tal vez sean adversos. ¿Serán estos resultados esperados (que tal vez puedan ser negativos) el riesgo? 
Vamos con un segundo ejemplo. Sea un empresario que, en su manejo natural de su negocio, tiene costos. Algunos son grandes, otros son pequeños, todos son variables, pero de cierta manera el empresario puede hacer estimaciones de éstos; en otras palabras, tiene costos esperados (CE). ¿Será acaso el tamaño de estos costos esperados el riesgo? 
Un…

Niño malo

Cuando fue confirmado hace poco tiempo, el Fenómeno del Niño Costero fue una sorpresa para muchos, ya que en diciembre de 2016 la discusión en los medios era la severa sequía que afrontaba muchas regiones del país, mientras ahora, apenas tres meses después, hablamos de inundaciones en extensas áreas del norte sin contar los huaycos en muchos lugares y los destrozos en la infraestructura pública y privada. ¿Pudimos tener algún grado de anticipación ante esta circunstancia?
Las entidades financieras afrontan esta situación crítica de distinta manera. No solo viene por el daño en oficinas y los muchos empleados que se han visto afectados por las lluvias, sino por los numerosos clientes que tendrán problemas con los pagos de los créditos (un incremento del riesgo de crédito). Se realizará una reprogramación natural que ya es alentada por la Superintendencia de Banca y Seguros. La mora, por supuesto, va a crecer, y las estrategias de calce de balance ya no funcionarán en el nuevo escenari…